Fuera los imperialistas de Malí

La intervención imperialista en Malí está generando la fuga de la población y la aparición de campos de refugiados. La intervención no le sirve para nada al pueblo de Malí que vive en condiciones de miseria muy duras.

Por: Análisis y Opinión

08/02/13

 

“Frenar el avance islamista”, “parar a los fundamentalistas islámicos”, “librar la guerra contra el terrorismo”, “liberar al país de las fuerzas oscuras”, “defender la democracia y al gobierno legalmente constituido”, son algunas de las frases que se difunden ampliamente en los medios dominantes sobre la intervención francesa en Malí respaldada por otras potencias imperialistas y la OTAN.

La hipocresía de las potencias imperialistas no tiene nombre, los hoy llamados terroristas islamistas son los que ayer los gobiernos de Francia, EEUU e Inglaterra armaron para socavar el régimen Libio de Gadafi (reaccionario también) y cambiarlo por otro más funcional a sus intereses.

Las potencias así llamadas defensoras de la democracia, de la libertad, de los derechos de las personas, nos referimos a las potencias que hoy intervienen en Mali, son los que financian a mercenarios de Al Qaeda que socaban el régimen socialfascista de Bashar Al Azad en Siria para colocar a otro títere más leal a su esfera de influencia.

Los conflictos que estallaron en el norte africano y el medio oriente se dieron por las contradicciones entre sectores de la población y sus gobiernos reaccionarios, uno y otro imperialismo se apresuró a intervenir en estos conflictos para garantizar que los “cambios” que exigía la población rebelada no cambie lo fundamental del sistema y lograr que los nuevos gobiernos impuestos se adapten a su esfera de influencia y sirvan a otra potencia imperialista.

Las guerras que se desarrollan son parte de una guerra de rapiña y saqueo del imperialismo a los pueblos, representan el mecanismo de salida a sus crisis internas que son un reflejo de la crisis imperialista mundial, los países intervenidos cuentan con grandes recursos naturales o son zonas estratégicas de influencia, por ello los imperialistas luchan por tener el control sobre éstos.

Muchos de estos pueblos están cansados de gobiernos corruptos y despóticos y se rebelan para transformar sus condiciones de vida, el imperialismo yanqui y europeo pretende engañarlos con la oferta de democracia y desarrollo, las fuerzas reformistas más ligadas a otros imperialismos como China y Rusia, también les venden ofertas de paz y democracia, otras fuerzas igualmente retrógradas (como los fundamentalistas islámicos) prometen paraísos míticos y revanchas históricas, en el fondo nada de esto le sirve a los pueblos, su deseo de transformación solo puede verse realizado transformando el sistema que reproduce sus condiciones de miseria y hace que las clases dominantes se enriquezcan con la explotación de su fuerza de trabajo.

Los pueblos oprimidos de todo el mundo no tienen otra salida que romper con todo imperialismo, sea americano, europeo, ruso o chino, y superar las propuestas retrógradas que quieren llevarlo al pasado feudal, precisan de una solidaridad mundial de clase, de organizarse para avanzar por el camino de la nueva democracia rompiendo con las viejas estructuras caducas de sus Estados que están insertas en el sistema imperialista mundial.

 

¡Fuera imperialistas de Malí!

¡Fuera imperialistas de los pueblos del Mundo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s