Sacando lecciones y preparando la lucha, Yungas en revuelta

chulumani_vigilia

Pobladores de Chulumani en cuarto día de vigilia pidiendo la renuncia del alcalde del MAS y sus concejales, algo que se ha repetido en varias localidades como Coripata, Chamaca y otros distritos donde los campesinos han resuelto expulsar a la gente del gobierno de Evo Morales. Foto: Periódico Erbol.

Análisis y Opinión

Nuevamente el gobierno de Evo Morales aplica el mismo libreto contra la manifestación popular; en este caso a la lucha de los cocaleros de los Yungas, y en el mismo gana una derrota política, como sucedió en un principio con la lucha de Achacachi. Pero el pueblo sabe por experiencia que el gobierno planifica lentamente el descabezamiento de la movilización y por eso el Ministro de Gobierno lanzó los infundios de que en los Yungas hay movimientos armados. Este fin de semana se ha dado un gran movimiento de rechazo al gobierno, muchas comunidades de los Yungas han realizado cabildos y han rechazado la acción de los afines y autoridades del MAS, han respaldado a su dirigencia reafirmándose en sus puntos de lucha entre las que destaca la abrogación de la Ley de la coca que favorece al Chapare, base cocalera de Evo Morales. Sigue leyendo

Anuncios

Represión y más represión es la respuesta de Evo Morales a las demandas del pueblo boliviano

23/08/15

Análisis y Opinión

 

El pasado martes 18 el gobierno ordenó una brutal represión contra el bloqueo que realizaba el pueblo indígena Takovo Mora de la región Yateirenda que reclamaban la realización de la consulta previa indispensable según la constitución política del país para realizar cualquier proyecto de exploración o explotación de recursos hidrocarburíferos que afecten a su territorio.

La respuesta del gobierno ha sido la misma que emplea con los sectores populares que luchan por sus derechos; la gasificación brutal afectó a mujeres y niños, la policía detuvo a personas de forma indiscriminada, incluso llegaron a la misma población rompiendo parabrisas de autos y entrando a las casas para detener a diestra y siniestra incluso a menores de edad. Sigue leyendo