Crisis política en Venezuela y bancarrota del oportunismo

1490970389-000mr3dh

Venezolanos haciendo fila para conseguir alimentos. Foto Internet

Análisis y Opinión

06/06/17

La crisis del capitalismo burocrático venezolano (capitalismo dependiente, atrasado, subyugado por el poder imperialista y carcomido por la semifeudalidad) está marcando el fin de los llamados “gobiernos progresistas” en medio de una bancarrota y descrédito total. Este ciclo pomposamente llamado “socialismo del siglo XXI”, “proceso de cambio”, “revolución ciudadana” y otros adjetivos rimbombantes, no es más que una fase (un programa político y económico) dentro del esquema del viejo Estado, dentro del sistema capitalista y el imperialismo mundial. Sigue leyendo

El pueblo se moviliza exigiendo la libertad de Joao Carilao

Los estudiantes en Chile protestaron para mantener la educación gratuita

Por: Periódico El Pueblo

14/01/13

Los viejos Estados (terrateniente-burocráticos) que existen en América Latina, y el resto del mundo, funcionan de la misma manera a la hora de aplicar su dictadura de clase, sean estos manejados por gobiernos conservadores o reformistas (llamados también progresistas y hasta “revolucionarios”). Esto sucede porque en lo fundamental el viejo sistema con mayores o menores reformas sigue siendo el mismo y sus mecanismos de explotación y opresión estructural no se han transformado, ni podrán hacerlo a menos que se desarrolle una auténtica revolución.

Reproducimos un artículo del progresista periódico El Pueblo de Chile que denuncia el caso de Joao Carilao, un estudiante mapuche de 14 años que participó en las protestas estudiantiles contra la privatización de la educación y fue acusado sin pruebas de incendiar tres buses para ser recluido durante tres meses por la “justicia” chilena. La solidaridad del pueblo chileno no se hizo esperar y ha luchado para su liberación. Sigue leyendo

Chávez, ganó las elecciones, pero gira más a la derecha

Por: Laclase.info.

 

No nos causa sorpresa que la dinámica política en Venezuela se parezca cada vez más a la boliviana; las reformas estatales, al no superar los límites del sistema económico y político que lo contienen, van encuadrándose en los causes del estado conservador y obliga a hacer pactos con representes políticos de los sectores reaccionarios, algo que los justificadores del régimen suelen calificar de “inclusión”.

Los partidarios de la “profundización del proceso” venezolano, tal como sucede en Bolivia, se encuentran decepcionados porque la renovación de Chávez en el gobierno ha supuesto el pacto y la conciliación con determinados sectores conservadores, lo que significa, para los eclécticos en caracterizar a Chávez, un giro a la derecha, tal como hablan en Bolivia los que andan cosiendo el poncho descocido de Evo Morales, aunque aquí las versiones son más alarmantes, la intelectualidad “progre” que apoyó y todavía apoya al gobierno de Evo lanza sus alertas: “estamos a tiempo”, “todavía es posible reconducir el proceso”, “debemos rescatar al proceso del MAS” entre otras jeremiadas, sin embargo, las razones de Estado, los compromisos con las clases dominantes y el imperialismo se imponen poco a poca quitando la careta de revolucionario al caudillo impostor.

Análisis y Opinión

Sigue leyendo

Montesinos reloaded

Humala traficó con los sectores populares, una vez presidente no tardó en mostrar sus lealtades a los reaccionarios

Por: Oscar Ugarteche

Análisis y Opinión

La aparición de Ollanta Humala en el escenario político peruano y regional despertó ilusiones en los gobiernos de la región y la intelectualidad “progre”. Estas esperanzas se diluyeron velozmente una vez que Humala empezó inició su mandato y aplicó su política reaccionaria de sometimiento a los intereses imperialistas que Alan García venía aplicando. Esto se produjo particularmente en Cusco y Cajamarca cuando reprimió violentamente a la población dejando varios muertos e instauró, como lo hicieron los regímenes reaccionarios, estados de emergencia en esos lugares. Sigue leyendo

Motín policial agrava las contradicciones del Estado boliviano

Foto:Opinión
Profunda crisis al interior del Estado. Foto:Opinión

Análisis y Opinión

Junio de 2012

El motín policial ha puesto en evidencia la profunda crisis que vive el gobierno de Evo Morales y su“proceso de cambio”. Las contradicciones entre el gobierno y su institución represiva, la Policía, ha fragilizado las lealtades de la tropa policial hacia su comando y hacia las autoridades gubernamentales, algo problemático para Evo y sus ministros porque los conflictos con los verdaderos sectores populares no han terminado.

La IX Marcha indígena está por llegar a la ciudad de La Paz contra la construcción de una carretera en medio del Parque Nacional Isiboro Sécure, los campesinos de Mallku Khota todavía resisten la entrega de concesiones mineras a la imperialista South American Silver y otras protestas de diverso orden están en puerta. El gobierno necesita a los efectivos policiales para “mantener a raya” a varios sectores populares. Sigue leyendo

Motín policial: más expresiones de crisis dentro del Estado boliviano

Análisis y Opinión

Junio de 2012

 Tanta represión policial contra los sectores populares derivó en un amotinamiento de los policías en varias ciudades del país por mejores sueldos y menor “explotación laboral”. Parece humor negro pero es la realidad. La gestión de Evo Morales está alcanzando records históricos de conflictos sociales, sale de uno para entrar en otro y el turno ahora es de los policías de bajo rango que exigen una nivelación salarial a la par de los efectivos de las FFAA y otros beneficios sociales.Los policías amotinados han revelado que en los últimos tiempos han “trabajado” más de 430 horas al mes, es decir cerca de 14 horas por día. Y los maestros, trabajadores en salud, estudiantes universitarios, campesinos, indígenas, mineros asalariados, discapacitados, activistas ecológicos, círculos de anarquistas, y hasta vegetarianos, y un sinfín de sectores populares pueden dar fe de que esa Policía está persiguiendo y reprimiendo con brutalidad y sin descanso sus reclamos, protestas y hasta simples manifestaciones. Sigue leyendo

Gobierno brasileño de Dilma continúa política de persecución y asesinato contra luchadores de la causa campesina

Renato Nathan Gonçalvez Pereira, muerto por el poder terrateniente y el gobierno de Dilma, Brasil.

Una vez más debemos sumarnos a las denuncias vehementes que organizaciones de defensa de los derechos de los campesinos hacen en contra de la criminal política de persecución y muerte practicada por el Estado brasileño, a través de las fuerzas oscuras del latifundismo en la región de Rondonia.

No es ninguna novedad que en Brasil se persiga y asesine a militantes del movimiento campesino, en particular al movimiento clasista, y tampoco a luchadores sociales que simpatizan con esta causa. La careta de gobierno progresista que tanto defienden los revisionistas y oportunistas en Latinoamérica, de los gobiernos de Lula y Dilma, se ha caído hace tiempo, por el contrario la complicidad de estos gobiernos con los grandes terratenientes precisamente para promover el agronegocio es uno de los elementos fundamentales para aplastar la lucha campesina a sangre y fuego.

En esta ocasión denunciamos el asesinato del profesor Renato Nathan Gonçalvez Pereira en el Estado de Rondonia, un hombre de 28 años con una hija de 2 que trabajó en la organización de una campaña de alfabetización de jóvenes y adultos, en la construcción de escuelas y en la promoción de la producción en la región de Buritis. El profesor Renato fue una persona muy comprometida con el movimiento campesino de la región, precisamente una zona con un movimiento campesino que viene siendo perseguido brutalmente por el gobierno brasileño a través de pistoleros asesinos (muchas veces policías) al servicio de los latifundistas y en complicidad con autoridades estatales como el INCRA (similar al INRA en Bolivia).

Sigue leyendo

Latifundio en Brasil asesina y persigue a dirigentes campesinos

Siguiendo la política del gobierno de Lula la nueva administración del gobierno brasileño, en manos Dilma Rousself, continúa apañando la práctica asesina de los latifundistas. Muchos dirigentes campesinos que luchan consecuentemente por la tierra han muerto y siguen muriendo, son perseguidos y encarcelados. Esta práctica sistemática del poder gamonal en Brasil se desarrolla en complicidad con las autoridades del Estado y pone al descubierto la esencia reaccionaria del Estado y su demagógica careta de “gobierno progresista”.

En solidaridad con la causa del movimiento campesino brasileño reproducimos esta denuncia realizada por la Asociación Brasileña de Abogados del Pueblo (ABRAPO) y la Asociación Internacional de Abogados del Pueblo, y sumamos nuestra voz de protesta en contra de la política represiva del Estado brasileño.

Análisis y Opinión.

Marzo de 2012 Sigue leyendo

El “proceso de cambio”: reformas dentro del viejo sistema

La asamblea constituyente y la ficción de fundar un nuevo país

La entrada de Bolivia en el siglo XXI estaba marcada por una profunda crisis general del Estado. Esta crisis reflejaba el fracaso del programa neoliberal implantado en 1985 y profundizado en 1994 durante el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni). En un periodo de más de 15 años el modelo ya no podía reproducirse eficazmente y se debatía en una profunda crisis.

Esto abrió un periodo de protestas y agudización de la lucha de clases, sus momentos exponentes fueron la guerra del agua, los levantamientos indígena-campesinos del altiplano y la rebelión popular del pueblo alteño el 2003 que fue el momento de quiebre de la gestión del programa neoliberal. Se abre entonces un periodo de transición con dos gobiernos fugaces. Sigue leyendo

DESCOLONIZAR CON PREBENDAS Y CON FINANCIAMIENTO EXTRANJERO

Mientras EEUU ponga dinero y “no se meta en política”, el gobierno le abre las puertas para que actúe en programas de salud, educación, tecnología, desarrollo, agricultura. Importa el dinero, y no la línea política que el imperialismo introduce en tan distintas actividades en el país.
Ésa es la descolonización para el gobierno del MAS: Entregar el alma a cambio de financiamiento; entregar los recursos naturales a cambio de inversiones; si los masistas tuvieran principios, se diría que entregan sus principios a cambio de dólares.
Esa lógica tiene la descolonización del MAS. Veamos por ejemplo el “Matrimonio Colectivo con Identidad” del 7 de mayo en el coliseo cerrado de La Paz. Hasta allí llegaron 355 parejas de distintos ayllus y comunidades.
Unos meses antes, diputados y dirigentes masistas viajaron a sus respectivos pueblos a convencer a sus paisanos de casarse o volver a casarse en el “Matrimonio Colectivo”. ¿Qué los convenció? Santiago López, de un ayllu Uru Chipaya, dijo: “nos van a dar una construcción de vivienda a los matrimonios contrayentes”. En su pueblo se anotaron 70 parejas para hacerse de una casa. Sigue leyendo