Guerra civil reaccionaria: Campesinos emboscados en Capitão Enéias (MG)

unnamed

La policía mata campesinos y los exhibe como trofeos de guerra, esta foto corresponde a la muerte de personas en manos de la policía militar en Rondonia, Brasil.

La política oficial y la prensa reaccionaria del Brasil muestra su país como un escenario de luchas políticas entre programas de gobiernos con posiciones encontradas, el gobierno de Lula/Dilma por un lado y la nueva aparición de una corriente más conservadora y fascistoide que arremete contra el reciente pasado “petista” (en referencia al PT, Partido de los Trabajadores de Lula da Silva) por la corrupción millonaria en la que están envueltas, sin embargo, políticos de todas las tiendas, incluidos lo que abanderan la supuesta lucha contra la corrupción. Lo que no dice la gran prensa y los medios internacionales es que el Brasil vive ya hace tiempo una guerra cruenta del Estado contra los campesinos. En este enfrentamiento feroz de la lucha de clases se han posicionado los partidos conservadores y el oportunismo del PT sin mayor problema, en sintonía con el poder terrateniente fuedal de varios estados, en contra de la lucha campesina y clasista. Sigue leyendo

El latifundio criminal contra la lucha revolucionaria campesina

Los pistoleros mercenarios de los terratenientes en Brasil actúan a vista de la Policía Militar que los encubre cuando atacan a los campesinos

Por: Análisis y Opinión

08/02/2013

 

El sintético mensaje de invitación al Primer Seminario contra la criminalización de la lucha por la tierra en Manga[i], hecho por el Comité de Apoyo para la lucha por la Tierra en Manga y la Liga de Campesinos Pobres (LCP) del Norte de Minas y Bahia resume muy claramente la situación que vive el campo en el Brasil. Por un lado la lucha de los campesinos y los trabajadores sin tierra que no renuncian a su sagrada lucha y por el otro los grandes propietarios de la tierra conectados con el poder político del Estado que cuentan con bandas de pistoleros para asesinar y perseguir a los campesinos. Sigue leyendo

Libertad inmediata para los campesinos detenidos ilegalmente en la Barreira Branca!

Por: Liga de Campesinos Pobres de Pará y Tocantins (18/10/2012)

Los investigadores rurales de la academia oficial en Bolivia han “descubierto” que la posesión de grandes tierras otorga poder político a quienes lo detentan. Estos “descubridores” se han lanzado a “desarrollar” esta “veta investigativa” para explicar cómo los grandes terratenientes y latifundistas no pierden poder pese a las “transformaciones estatales” del MAS y la movilización indígena.

El marxismo sin embargo viene explicando desde hace décadas el origen y desarrollo del poder político de los grandes terratenientes, quienes, dueños de la desigual estructura de la tierra, detentan un poder opresivo sobre los campesinos pobres y sin tierra, sometiéndolos a una dura explotación en condiciones serviles. Este poder es el gamonalismo, llamado también caciquismo o coronelismo en otras regiones, es el poder político de los terratenientes que se relaciona con las demás clases dominantes y tiene presencia política en la administración burocrática del Estado a nivel nacional, regional o local.

Esta fuerza opresiva se puede ver en las relaciones entre terratenientes y campesinos pobres o campesinos que buscan conquistar tierras, algunas veces este poder ejerce su dominio de manera sutil y se legitima con relaciones sociales aparentemente capitalistas y encuadradas en la ley, otras veces, como el caso de la denuncia que reproducimos y a la cual sumamos nuestra voz, se manifiesta de manera abierta, con la careta delincuencial, criminal y lumpenesca.

Nuestro compromiso con los explotados está por encima de las necesidades políticas que arguyen los “progres” cuando no se atreven a denunciar la opresión bajo los supuestos gobiernos “progresistas” como el caso del gobierno brasileño. Para nosotros sin embargo no se trata solamente de aquello, no es simplemente un problema de criterio o momento oportuno. Las clases dominantes en Brasil, entre ellos los terratenientes, han ejercido su brutal poder contra los campesinos desde siempre, incluso con Lula y ahora con Dilma, en muchísimos casos con la complicidad del Partido de los Trabajadores. Asesinato, persecución política, criminalización, torturas han sido moneda corriente en estos gobiernos porque el carácter reaccionario del Estado no se ha transformado y el poder de los señores de la tierra, lejos de acabarse, se ha desarrollado por la política a favor del agronegocio que ha implementado Lula y Dilma. La denuncia que reproducimos revela el funcionamiento del poder terrateniente y sus lazos con las instituciones estatales.

¡Abajo la criminalización de la lucha campesina!

Análisis y Opinión Sigue leyendo

Gobierno brasileño de Dilma continúa política de persecución y asesinato contra luchadores de la causa campesina

Renato Nathan Gonçalvez Pereira, muerto por el poder terrateniente y el gobierno de Dilma, Brasil.

Una vez más debemos sumarnos a las denuncias vehementes que organizaciones de defensa de los derechos de los campesinos hacen en contra de la criminal política de persecución y muerte practicada por el Estado brasileño, a través de las fuerzas oscuras del latifundismo en la región de Rondonia.

No es ninguna novedad que en Brasil se persiga y asesine a militantes del movimiento campesino, en particular al movimiento clasista, y tampoco a luchadores sociales que simpatizan con esta causa. La careta de gobierno progresista que tanto defienden los revisionistas y oportunistas en Latinoamérica, de los gobiernos de Lula y Dilma, se ha caído hace tiempo, por el contrario la complicidad de estos gobiernos con los grandes terratenientes precisamente para promover el agronegocio es uno de los elementos fundamentales para aplastar la lucha campesina a sangre y fuego.

En esta ocasión denunciamos el asesinato del profesor Renato Nathan Gonçalvez Pereira en el Estado de Rondonia, un hombre de 28 años con una hija de 2 que trabajó en la organización de una campaña de alfabetización de jóvenes y adultos, en la construcción de escuelas y en la promoción de la producción en la región de Buritis. El profesor Renato fue una persona muy comprometida con el movimiento campesino de la región, precisamente una zona con un movimiento campesino que viene siendo perseguido brutalmente por el gobierno brasileño a través de pistoleros asesinos (muchas veces policías) al servicio de los latifundistas y en complicidad con autoridades estatales como el INCRA (similar al INRA en Bolivia).

Sigue leyendo