Condenamos la criminal agresión del Estado sionista contra el pueblo de Gaza

La población de Gaza tiene derecho a defenderse de los criminales ataques de Israel

Por: Análisis y Opinión

26

de noviembre de 2012El 14 de noviembre el Estado israelí inició su ofensiva militar contra la franja de Gaza, denominó a su operación Pilar Defensivo, el objetivo de esta denominación es justificar su ataque aduciendo que ejerce su derecho a la defensa del los ataques “terroristas” de Hamas, organización que administra el gobierno en la franja palestina.

La defensa militar de Israel ha consistido principalmente en atacar a la población civil de manera indiscriminada e inmisericorde; cadáveres de ancianos, mujeres, niños, mujeres embarazadas muertas con sus fetos calcinados, jóvenes mutilados por las bombas, son las imágenes que están dando la vuelta al mundo producto del “ejercicio de defensa israelí”. A esto debemos sumar un sinnúmero de instalaciones destruidas, casas, edificios y otro tipo de infraestructura. También ataques a locales de prensa, a periodistas independientes e incluso a periodistas árabes que trabajaban para las grandes cadenas internacionales. Sigue leyendo

Anuncios

CAPITAL IMPERIALISTA DE TRANSGÉNICOS SE LLEVA VARIEDADES DE QUINUA NATIVA

La transnacional Syngenta, entidad líder de los transgénicos a nivel mundial y de los agronegocios, ha comenzado a pagar a pequeños campesinos por variedades nativas de quinua, supuestamente para aportar a la conservación in situ de la exportable Quinua Real. El hecho es que no se sabe qué están haciendo los biopiratas de Syngenta con la quinua nativa que han comenzado a recolectar con ayuda de técnicos bolivianos que se hacen pasar por científicos.

En el juego del lenguaje que las organizaciones no gubernamentales inventan para acomodar la penetración de intereses imperialistas a nuestros países, la figura de saqueo genético de la quinua nativa se llama “Pagos por Servicios de Conservación de la Agrobiodiversidad (PACS)”. Y en el juego político la Syngenta entra como una “Fundación” impulsora de la “investigación científica”.

Así se presentaron las cosas en un taller el 12 de abril pasado en el que participaron autoridades del gobierno, ex autoridades y técnicos consultores. Nadie ha informado desde entonces qué sucede con este proceso en el que Syngenta paga a los campesinos para que produzcan determinadas variedades de quinua nativa. Sigue leyendo