La política económica de Evo está a favor del capital financiero

Por: Pedro Jankaquipa

20/01/14

El sistema financiero boliviano, el sector más reaccionario de la gran burguesía, recibió millonarias utilidades en el gobierno de Morales.

 

Cuadro 1: Evolución de las Utilidades del Sistema Financiero

Año

Utilidades en millones de dólares

Periodo según clasificación gubernamental

Sistema de gobierno

Sistema de Estado

2002

6,2

“Neoliberal”

República

Terrateniente Burocrático al servicio del imperialismo

2003

26,8

2004

9,7

2005

43,7

Total              86,4
2006

80,3

“Revolución democrática y cultural”

2007

119,6

2008

143,8

2009

172,5

Estado Plurinacional

2010

162,3

2011

212,9

2012

221,7

2013

212,6

Total

1.325,7

Fuente: ASFI. Elaboración propia

Hace ocho años subió al gobierno el presidente Evo Morales generando expectativas a nivel nacional e internacional por ser la primera vez que un “presidente indígena”[1] administraba las riendas de un Estado en la región.

En los primeros años de gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), el vicepresidente Álvaro García Linera se preciaba, en el país, en la región y el mundo, de aplicar un modelo económico digno de imitar en el mundo en momentos en que las Reservas Internacionales Monetarias (RIN) ascendieron a cerca de 20 mil millones de dólares[2], algo que nunca se había dado en el viejo Estado.

Recientemente Evo Morales, en representación de Bolivia, como presidencia pro-tempore del G77+China, ha anunciado en su discurso inaugural en Naciones Unidas un conjunto de tareas fundamentales “para lograr un mundo más justo”. Precisamente entre estas tareas planteadas al Grupo se encuentran la de “democratizar la riqueza”, “descolonizar la economía” y la de crear una “nueva arquitectura económica y financiera mundial frente a la crisis del capitalismo”.

El pasado miércoles 15 de enero Lenny Valdivia, directora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), antes Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras, informaba en conferencia de prensa sobre el “decrecimiento” de las ganancias de las entidades de intermediación financiera (bancos, fondos financieros, mutuales y cooperativas) que pasaron de $us 221,7 millones el 2012 a $us 212,6 el 2013, explicando que esta reducción en las ganancias “es resultado de todas las políticas públicas que emergen de nuestro Gobierno nacional  (…) En agosto de 2013 se ha promulgado la Ley de Servicios Financieros, (además) hemos estado trabajando en una normativa que beneficia al consumidor financiero”[3].

El pasado 24 de diciembre de 2013, Nelson Villalobos, secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN), señalaba que 2013 fue un año positivo para todo el sistema financiero, tomando en cuenta que los depósitos del público y la cartera de créditos de la banca se incrementaron hasta 16% (datos hasta noviembre)[4].

Basta tener dos dedos de frente para darse cuenta de los verdaderos intereses que orienta la política económica del “primer presidente indígena” y a quiénes sirve y defiende con sus “políticas públicas”, que hoy tiene la pretensión de ser un “modelo económico de exportación”. Así, en el llamado periodo neoliberal (2002-2005) el sistema financiero se embolsilló 86,4 millones de dólares, mientras que en el periodo de la autodenominada “revolución democrática y cultural” el sistema financiero obtuvo la friolera de 1.325,7 millones de dólares.

Nos preguntamos ¿quiénes son los propietarios de los bancos y de las entidades del sistema financiero? Definitivamente no es el obrero, el campesino, el trabajador, el ama de casa, el estudiante, es decir los sectores populares; sino que la propiedad de las entidades financieras está en manos de los terratenientes y de la gran burguesía, asociados a capitales imperialistas.

No es casual que los organismos financieros internacionales como el BM, BIRF, CAF, saluden la política económica y Evo Morales nos hable de “socios y no patrones”[5], proclamando hablar “de igual a igual” con los sectores empresariales y las transnacionales.

Bueno, ahora ya sabemos de qué se trata cuando Evo Morales nos habla de “democratizar la riqueza”, de “descolonizar la economía” y de una “nueva arquitectura económica y financiera”, basta ver sus resultados en el país, una política económica en esencia más sutil y demagógica discursivamente pero igual de beneficiosa en altas tasas de rentabilidad al capital imperialista. Los pueblos del mundo ya estamos avisados.


[1] Evo Morales es denominado por liberales, reformistas, revisionistas, intelectuales de “derecha” e “izquierda” como el “presidente indígena” buscando vender una imagen de representante de los intereses populares y de ser parte de uno de los sectores de la población más olvidados y desatendidos política, económica, social e históricamente por el Estado boliviano.

[2][2] Las RIN alcanzadas son producto de una política macroeconómica al servicio del gran capital transnacional siguiendo las viejas recetas de organismos financieros internacionales controlados por el imperialismo norteamericano como ser el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial entre otros.

[4] Idem

[5] Ver El Banco Mundial socio del gobierno “revolucionario” de Evo Morales en https://analisisopinion.wordpress.com/2013/07/17/el-banco-mundial-socio-del-gobierno-revolucionario-de-evo-morales/

Anuncios

One thought on “La política económica de Evo está a favor del capital financiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s