Brasil: Hipocresía anticorrupción y persecución a la Juventud Combatiente

Foto: A Nova Democracia
Foto: A Nova Democracia

A Nova Democracia

15/01/2015

La nota Editorial del periódico revolucionario A Nova Democracia del Brasil expone los rasgos criminales de la política de los gobernantes brasileños, en particular estos que anunciaron su llegada al poder como progresistas y que son alabados por el revisionismo y oportunismo internacional, toda esta gente ha sido y es cómplice de los crímenes que estos gobiernos han cometido contra el pueblo, igual que quienes apoyan a Evo Morales y destacan sus características “revolucionarias” para ocultar su verdadero carácter reaccionario.

Muchos revisionistas construyeron una imagen de izquierdista, progresista y revolucionario a la figura de Lula y Dilma, gobernantes que no han sido otra cosa que traidores a su pueblo, demagogos de alto calibre y perseguidores implacables del movimiento popular clasista llegando incluso al asesinato constante, la detención y tortura. Esa es la verdadera faz de estos gobiernos que en su afán de proteger el capital imperialista, terrateniente y el de la gran burguesía no dudan en aplicar políticas fascistas a la hora de reprimir el movimiento revolucionario. Sin duda alguna esta clase de gobiernos pertenecen al campo reaccionario y al de los enemigos del pueblo así como la banda de oportunistas que le sigue cual coro de misa para seguir engañando y traficando con las esperanzas del pueblo. Sigue leyendo

Anuncios

Terrasur: despojo de tierras y estafa a campesinos

Abogado de comunario denuncia los atropellos que comete la empresa inmobiliaria Terrasur

Por: Análisis y Opinión

25/08/14

Las características de la acumulación de capital en Bolivia de determinadas empresas y grandes propietarios no está separada del abuso y la delincuencia, este es el caso de Terrasur, una empresa que se dedica a la venta de terrenos ofreciendo proyectos urbanísticos a la población a través de créditos sobre terrenos en las zonas periurbanas.

Los nuevos terratenientes de la ciudad no se distinguen de los loteadores que se apropian de terrenos grandes para luego fraccionarlos y venderlos; la diferencia con aquellos es que Terrasur cuenta con la cobertura legal que le da su relación con el poder político, económico y judicial. Al estilo de los viejos terratenientes que se apropiaban de la tierra de los campesinos apoyados por el cura, el juez o el funcionario policial, Terrasur se apropia de los terrenos de los campesinos ofreciendo comprar tierras que finalmente no paga, obteniendo documentación debido a sus relaciones con las instituciones del Estado, haciendo posesión de las tierras a través del abuso y el poder económico, mientras que para enfrentar los reclamos de los campesinos que exigen el pago de sus tierras cuenta con el apoyo de funcionarios policiales, fiscales y jueces. En el “estado plurinacional” las viejas relaciones de poder en la justicia para atropellar a los pobres siguen gozando de buena salud. Sigue leyendo

La falsa “lucha contra la corrupción” y la impunidad de los dirigentes del “proceso de cambio”

Abogados del Ministerio de gobierno eran la punta de lanza de la persecución política, ahora están implicados como delincuentes comunes, pero no pudieron actuar solos

Estos fueron sus jefes y protectores

Por: Análisis y Opinión

14/01/13

La necesidad de justicia que tiene el pueblo boliviano está aparejada a su necesidad de liberación, ambas cosas son objetivos fundamentales de un proceso de transformación que el pueblo boliviano sigue esperando con paciencia y lucha. La indignación popular por los grandes hechos delictivos del Estado ha sido una constante en la historia republicana del país y eso no ha cambiado en la presente gestión que ha protagonizado el más grande escándalo de los últimos tiempos con el caso llamado “red de extorsión” que operaba desde dentro del Ministerio de Gobierno.

Los hechos han confirmado las afirmaciones expuestas en nuestro artículo anterior[i], los funcionarios de alto nivel conocían el trabajo del equipo de abogados del Ministerio de Gobierno y fueron protegidos por éstos, el equipo de abogados era la avanzada de la persecución política contra personas y dirigentes críticos u opositores, así como para resolver las pugnas entre masistas. Todo esto ha aparecido en las declaraciones de los funcionarios implicados en el caso “red de extorsión” y ha salido también en las declaraciones públicas de algunas víctimas, incluso del propio MAS, que han relatado con lujo de detalles cómo se ejercía esta persecución judicial sin ningún tipo de pruebas presionando a fiscales y jueces. Sigue leyendo

El indulto a Fujimori y la impunidad del criminal Estado peruano

Fujimori está dispuesto a hacer el papel de víctima y moribundo con el cinismo que le caracteriza. Esta caricatura de un diario limeño refleja sus escrúpulos

Por: Análisis y Opinión

Noviembre de 2012

 

El pedido de indulto humanitario solicitado por la familia del ex presidente peruano, el criminal Alberto Fujimori Fujimori, está mostrando las miserias del Estado peruano. En el ejercicio político el viejo Estado, como toda dictadura de clase, premia a sus fieles defensores, a aquellos que sirvieron a las rancias clases dominantes y al imperialismo, mientras aplasta brutalmente a la gente del pueblo.

 

Los sectores dominantes en el Perú: los dueños de la opinión pública, políticos pertenecientes a la lumpenesca clase política, abogados, juristas y otros miembros del mundo académico intelectual, han abierto el “debate” sobre la responsabilidad de la sociedad en relación a las personas privadas de libertad en condiciones graves de salud, han dicho que “nadie merece morir en la cárcel” no importa el delito que haya cometido, los términos de la discusión ponen en relieve el sentido de humanidad que debe mostrar el Estado en este tipo de situaciones, donde lo político se debe dejar de lado y hacer un análisis frío de los casos con responsabilidad técnica. Sigue leyendo

El indulto a Fujimori es el negocio de las clases dominantes

El cinismo de los fujimoristas se levanta sobre el desprecio hacia sus víctimas

Por: Análisis y OpiniónOctubre de 2012

 

La noche del 17 de julio de 1992 el paramilitar “Grupo Colina” se dirigía a la Universidad Enrique Guzmán y Valle “La Cantuta” a ejecutar un operativo ordenado por el Comandante General del Ejército; el operativo tenía la anuencia del jefe de facto de los servicios de inteligencia Vladimiro Montesinos Torres y el entonces presidente peruano Alberto Fujimori Fujimori. A varios kilómetros de su objetivo, el comando se detuvo y para pasar revista a sus tres grupos operativos y afinar el trabajo, se definieron las tareas y los materiales para la operación: pistolas, ametralladoras, picos, palas y cal; el material necesario para una ejecución y entierro de cadáveres, eso es lo que iba a hacer el Grupo Colina con los estudiantes de la residencia universitaria. Sigue leyendo